martes, 15 de enero de 2008 a las 09:30 |  
MEXIQUILLO ES EL LUGAR DONDE SE DESARROLLARÁ LA HISTORIA



Arrancan la filmación de Dragon Ball en territorio duranguense con un despliegue impresionante.

Mexiquillo se convirtió desde ayer por la madrugada en un campo de batalla entre el bien y el mal. Gokú y sus amigos llegaron a este planeta para defenderlo de los malvados seres de otros mundos que amenazan con desequilibrar la rutina pacífica de los seres humanos.
Desde las 2:00 y hasta las 6:00 de la mañana, los extras que la producción de Dragon Ball consiguió para este filme hicieron su arribo a este bello paraje ubicado en el municipio de Pueblo Nuevo, Durango, organizados en autobuses que partieron desde las instalaciones del Hotel Gobernador de esta ciudad.
El Jardín de Piedras, un lugar cercano a la cascada de Mexiquillo, fue el lugar elegido por el director y los productores del largometraje que tiene proyectado su estreno en agosto próximo y fue allí donde se desataron las más cruentas peleas que prometen ser del agrado de todos los seguidores de esta serie de ánime.
A pesar de las extremas medidas de seguridad, El Siglo de Torreón logró acercarse a algunos actores y miembros de la producción para traerte en exclusiva algunos datos importantes del rodaje que precisamente hoy tiene el claquetazo oficial.
Comienzan las peleas
El primer grito de “¡Acción!” se dejó escuchar una vez que todos estaban maquillados y en sus sitios. La hora no fue precisada, pero según algunas fuentes anónimas “ocurrió cuando el Sol ya brillaba en lo alto del cielo”.
Justin Chatwin y Jaime Chung, Gokú y Milk, respectivamente, interpretaron una pelea juntos mientras en otra área se desarrollaba un entrenamiento con varas de bambú.
“La pelea de Gokú y Milk es una de las más importantes. Allí, luchan contra algunos de los invasores. La otra secuencia trata del entrenamiento que reciben en la escuela de artes marciales a la que ingresa el protagonista desde pequeño”, afirmó una de las personas inmersas en la producción.
Las tomas, aparentemente independientes, alargaron su captación hasta el mediodía, cuando todos se tomaron un receso y aprovecharon para comer algo.
Los actores tenían un área aparte, donde se sirvió pescado, ensalada, pollo y aguas frescas. A los extras se les alimentó en otro lugar, con platillos distintos.
“Vamos a estar aquí todo el día”, dijo uno de los técnicos que pasaba rápidamente con cables en los brazos. “No sé cuánto más, pero todo Mexiquillo está rentado por la producción e incluso prácticamente estamos viviendo aquí”, añadió sin detenerse.
‘Brillan’ a su modo
La verdadera información vino de los extras, quienes sin pelos en la lengua hablaron del elenco. Unos se refirieron a Justin Chatwin (Gokú) como un chico muy amable y accesible.
No tiene tan buenas críticas su coestrella, Jaime Chung. Resulta que la ex participante de The Real World, fue abordada por varios jóvenes que querían un autógrafo y ella preguntaba siempre “¿Qué quieres?”.
“Le dije que sólo quería saludarla, pero ella se comportó muy grosera, me dijo que estaba permaneciendo en su papel (de Milk)... pero pensé ‘¿qué tan difícil puede ser concentrarse para hacer de un personaje animado?’”, dijo uno de los extras involucrados en la filmación.
Precisamente Jaime fue sorprendida hablando con su asistente rumbo a su camerino. En la conversación decía cómo le molestaba el Sol con ese atuendo negro que portaba.
“Ella dijo que iban a ser tres partes como mínimo... Ojalá Durango esté contemplado para las secuelas en ese caso”, añadió una jovencita que lucía algo cansada por el rodaje.
Hasta el cierre de esta edición no se definió la hora ni el lugar del claquetazo oficial que la producción ofrecerá para los medios de comunicación.
En la fiesta privada...
El sábado por la noche uno de los salones del Hotel Gobernador se convirtió en el sitio donde el equipo de producción dio la bienvenida a todos sus trabajadores en una gran celebración llena de música, ritmo y, por supuesto, mariachis.
Desde las 8:00 de la noche y hasta las 10:30 actores, directivos, productores y demás se reunieron en este sitio que fungió como previo a la verdadera fiesta, realizada en un céntrico bar de la ciudad ubicado cerca del Templo de Santa Ana.
Allí, Justin Chatwin hizo muestra de su sencillez, platicando con todo mundo que se le acercó, así como tomándose fotos con quien así lo deseaba. La reunión finalizó a altas horas de la madrugada, momento en el que todos regresaron a su respectivo hotel para recargar pilas y comenzar la grabación de Dragon Ball a primeras horas de ayer.





Desde Torreón para el mundo por Alejandro García Etiquetas:

2 Deja Tu Comentario:

Francomagno dijo...

No debí burlarme tanto de esta película....pero, que importa: jajaja

15 de enero de 2008, 22:17  
Yorcho Robles dijo...

mm no se porke pero la idea de esta pelicula no me termina de convencer... ya veremos ke onda...

saludos colega

16 de enero de 2008, 23:07  
Related Posts with Thumbnails
Blog Widget by LinkWithin