martes, 12 de mayo de 2009 a las 10:00 |  
El pasar desapercibido no es realmente un poder, muchos lo han sentido en su adolescencia al no ser tomados en cuenta, al ser los últimos en ser seleccionados para el fútbol o algún otro deporte de equipos.
Mientras que la mayoría ve a este tipo de situaciones como desprecio, otros utilizan esto para hacer sus actividades sin que los molesten, sin que los noten.

A final de cuentas pasar desapercibido no es ser invisible, es parecido, pero no es igual, muestras de seres que no son visibles por el ojo humano podemos encontrar en la literatura, los comics, el cine, los videojuegos y en muchos otros lugares, el tener esta facultad es muy útil en labores de espionaje, en el combate, para huir, como asesino o simplemente como fisgón morboson.

Personajes con la posibilidad de hacerse invisibles abundan, tal vez los ejemplos mas conocidos por todos sean el Hombre Invisible, basado en la novela de H.G. Wells y Susan Storm, la Mujer Invisible, creada por Stan Lee en las páginas de los Cuatro Fantásticos.

Ambos son dos lados opuestos de la moneda, pero que nos muestran lo que se puede lograr con una habilidad (o maldición) de esta naturaleza. Incluso hemos visto la locura que provoca al no verse en el espejo y las posibilidades de romper la línea de lo moral en la cinta El Hombre Sin Sombra.

Teniendo esto en cuenta en nuestra realidad se han tratado miles de formas para "desaparecer" las cosas o incluso a las personas, con fines militares, como espionaje, como diversión, con fines de espectáculo, por lo cual combinaciones de trucos mágicos han sido utilizados en batallas reales, simples ilusiones han evolucionado en lo que ahora conocemos como tácticas de sigilo o de camuflaje.

Así es, el hombre esta cerca de volverse invisible ante sus semejantes, ya no con simples camuflajes, si no con los meta-materiales: Se llama así a todos los materiales que deben sus propiedades físicas no a su composición química si no al diseño de su estructura. Su mayor explotación se da en la óptica, porque poseen índices de refracción negativos, o sea, no curvan la luz y las ondas electromagnéticas de manera predecible: la onda se propaga en el sentido inverso al que la energía incide sobre ellos; es muy raro.

Este fenómeno hace posible usarlos para construir lentes de aumento tan potentes y libres de distorsión que pueden amplificar a nivel visible el campo magnético de un objeto. También se usan para alinear rayos láser en la construcción de hologramas de muy alta resolución, y además se los comienza a usar para la fabricación de mantos de invisibilidad. También, algunos, poseen índices de refracción negativa de ondas sonoras. Además pueden no reflejar ni absorber la luz, la reflejan tan como la recibieron, sin siquiera proyectar sombras, lo que significa que no son detectados por nuestros ojos.

Esto va mas allá de superficies foto-replicativas (son aquellas que reflejan lo que esta detrás de un objeto), con lo cual vehículos o incluso personas serán indetectables ante radares al usarlos para que sean invisibles, inaudibles o inmunes a cualquier medio de detección.

Cierto es que la realidad supera a la ficción y es por que paso a paso la estamos alcanzando.
Desde Torreón para el mundo por Alejandro García Etiquetas:

2 Deja Tu Comentario:

Warrior dijo...

Como dices la realidad supera a la ficción.

Saludos.

12 de mayo de 2009, 21:52  
Lord_Darkksoul dijo...

segun tu la invisibilidad es como tu status en la covacha?:P


saludos mi buen gamez, buen post!

14 de mayo de 2009, 17:06  
Related Posts with Thumbnails
Blog Widget by LinkWithin