miércoles, 26 de septiembre de 2007 a las 22:02 |  
Para fomentar mi imaginacion y quitarme esta flojera que me acongoja abro este espacio cada miércoles en el que pondre relatos variados y algunos en partes, asi que empecemos, sientansen libres de opinar.
-Otro día más hacia el trabajo, agotado por la carga de esta semana aún no se como fue posible que me pude levantar, puede ser la costumbre o mis ganas de seguir adelante sin rendirme, na, mas bien es la presión de pagar mis deudas, si eso fue lo que me ayudó, bueno, parece que todo saldrá excelente hoy.
Eso es lo que piensas normalmente al salir de tu casa, lo que depara la jornada, que pendientes tienes, que planes hay que concretar, ¿pero que haces cuando el destino se cruza sin pedirte permiso?
Ese taxi te ha estado pitando desde hace rato, molestándote cada vez mas, siempre llegas caminando a tu oficina, lo ves de reojo y sigues con tu camino, pero sigue de terco, entonces se para delante de ti, vas dispuesto a ignorarlo, pero algo te hace ir directamente a su ventana y reclamarle.
-Oiga que le pasa, ¿Qué no me ve que no le hago caso? ¿Qué le hace pensar que quiero entrar a su taxi?
Tus ojos siguen a su mano derecha mientras con un arma te apunta directo al rostro y solo dice esta frase “la supervivencia”.
Te hace un ademán para que subas, sus ojos concentrados en lo que esta haciendo, no sabes que hacer, ¿alcanzaras a correr y poder esquivar sus disparos? ¿Se atreverá a abrir fuego en una calle tan concurrida? ¿Subes para no poner en riesgo a alguien más? Pensabas que hoy sería un día normal, hasta cierto punto excelente dado que no tienes mucho trabajo, han pasado poco mas de 3 segundos y miles de preguntas y respuestas llegan a tu mente, “la supervivencia” se graba permanentemente en tu corazón, te la juegas de la manera que no harías ayer, subes al taxi, no con miedo, solo con una sonrisa.
Desde Torreón para el mundo por Alejandro García Etiquetas:

0 Deja Tu Comentario:

Related Posts with Thumbnails
Blog Widget by LinkWithin