miércoles, 3 de octubre de 2007 a las 21:47 |  
“Taxista secuestrador detenido esta mañana por agentes federales, joven secuestrado esta…” Mmm, por este tipo de noticias es que no leo este tipo de periódicos que solo buscan vender con el morbo de la gente, presentando situaciones, noticias e imágenes de violencia y sexo, “llevando a la gente lo que le interesa” ese es su lema, pues si pones una mona desnuda en la mitad de la edición en tamaño póster mucha gente se va a ver interesada, bueno, pero al menos si no lo leo es como si no existiera, ¿así es la realidad? ¿Si cerramos los ojos desaparecen los males del mundo? Eso es imposible en esta realidad en que vivimos, a menos que tengas un poder como el mío, crear o destruir, convertir o revertir, un poder de hacer lo que sea, cuando quiera y como quiera, mas aun así me preguntas porque dejo que el mundo este como esta, bien podría corregir todos los errores del hombre, todas las guerras, todas las enfermedades, volver a este planeta una utopía como ninguna en el universo, pero algo me detiene, no porque tengas el poder para hacer algo lo harás sin pensar, llevo siglos analizando la fuente y el alcance de esta fuerza que me corre por el cuerpo, durante 18 años solo me senté a verme la mano, sin parpadear, sentí cada célula de mi cuerpo crecer y morir, cada parte de mi piel convertirse en polvo y ser reemplazada por otra mas, así seguí, lejos de todos, sin nadie que puede comprenderme, tachado de loco, no los culpo, al ver mi reflejo en las aguas cristalinas mis ojos transmiten una visión de una persona que no se si sea yo, pero que me agrada, he terminado de analizar si cambio esta realidad o la termino, solo un humano que nació diferente como yo ha de tener esa decisión, no soy un dios ni un demonio, solo soy la esperanza que ha salido del corazón de las personas para tomar forma física y ahora es momento de que regrese a mi hogar.
Desde Torreón para el mundo por Alejandro García Etiquetas:

0 Deja Tu Comentario:

Related Posts with Thumbnails
Blog Widget by LinkWithin